6 de septiembre de 2017

Quizás... ¿Será esta la clave?

Quizás la clave de todo sea echarse la manta a la cabeza, no pensar, ver solo el presente y que puedes hacer o que te toca hacer por ti mismo. Quizás, aunque de esto, yo al menos estoy más segura, necesitas a quien te empuje a hacer las cosas pero no vale eso de: "Venga levántate y vete a andar". No cualquier persona de nuestro entorno es capaz de motivarte y saber que lo hacen por tu bien. Tampoco vale hoy empiezo por esto y mañana ya hago esto otro.

Quizás por fin haya encontrado la clave perfecta para avanzar. Tengo en quien confiar, quien me organiza todo y me dice cómo y cuándo debo hacer las cosas necesarias para mí mejora. Por fin tengo el plan perfecto y mi atención multidisciplinar en marcha.

Pero tengo tanto miedo a volver a fracasar, a que esta vez tampoco sea la definitiva...

Me lo planteo de la siguiente manera:

  • Semana a semana me controlan.
  • Tengo el organigrama de todo lo que debo hacer.
  • El menú hecho para esta semana.
  • Levantarme siempre a la misma hora.
  • Irme a dormir a la habitación ( y digo a la habitación porque muchos días me quedo dormida en el sofá y no me muevo de allí) más o menos a la misma hora.
  • La medicación al día y controlar los síntomas.
  • Llevar el diario de dolor y síntomas.
  • Andar 2 km toda la semana.

Hasta aquí el plan. Ahora no me pongo a pensar en mañana, ni esta noche. Solo centrarme en el presente. Son las 8 y voy a mirar el menú para la cena y así, hora a hora. Y no miro más allá.


De momento llevo dos días y acabo de ducharme después de andar. Estoy tan cansada que si pienso en mañana seguro el plan se viene abajo. Ni siquiera puedo alegrarme o ilusionarme con lo que he conseguido en tan solo dos días. 

Tengo miedo, solo paso a paso.


Solo sé que no sé nada y que no estoy dispuesta a volver a defraudarme.




Mar.


28 de agosto de 2017

¡Ay! Si pudiéramos bajarnos de la moto...

"Mañana me dolerá todo, pero como digo he tenido suerte, porque me he golpeado muy fuerte la cadera y el brazo izquierdo, y con el brazo las costillas" Así describía el deportista su caída este fin de semana, a pesar de ello, se subió a la moto y aguantó estoicamente el dolor. Como él, muchos deportistas sufren caídas y aún doloridos continúan la competición mientras pueden. Los comentaristas no dejan de recordarnos que el piloto o deportista lleva aguantando el dolor toda la competición y "son unos héroes" "están hechos de otra pasta" Hasta que ya no pueden más y se retiran, o cuentan con que al cruzar la meta le medicarán y con eso y un descanso el dolor se irá.

Pero...

¿Y si supieran que el dolor no se irá?, o...

¿Y si no pudieran bajarse de la moto o parar cuando ya no se puede aguantar más el dolor?.


No hay mejor manera de entenderlo que cuando uno lo sufre en sus propias carnes. Cuando llevas tres mañanas seguidas en las que te levantas de la cama súper dolorido, como cuando el deportista decide que es hora de parar, aún así yo, nosotros, aquellos que padecemos dolor crónico (en mi caso y el que me ocupa es fibromialgía) no tengo, tenemos más remedio que seguir aguantando, ya sea continuando con las tareas o en otros casos sin más remedio, quedándose en la cama y aguantar cómo se puede.

Son las 5:18 de la mañana y estoy escribiendo porque es la única manera que hoy encontré de templar mis nervios. Nervios causados porque desde las 2 de la mañana estoy con dolor y no sé cómo ponerme, pararlo o paliarlo y lo que llevo peor: ardor de estómago debido a mí hernia de hiato y no poder parar en una posición concreta en la cama, uno de tantos síntomas que me acompañan. Este síntoma es "medicable" y puedo atajarlo con mi medicación habitual pero me quedé sin ella ¿y por qué? Pues porque no tengo coche estos días y mis dolores me impiden ir andando a la farmacia. ¿He podido pedirle a alguien que vaya a por ello? Sí. 

¿Por qué no lo hice? El día que pude, hice la compra y ya no podía más de dolor, me di por vencida en ese momento. Tenía prioridad hacer la compra para tener de todo y que nadie tuviera que hacer mis recados. Por la necesidad de querer hacer yo mis cosas sola, sin ayuda de nadie y por las caras largas que ponen cuando les pides algo, aunque sea necesario y por favor. Claro que luego cuando dices que estás mal porque no tienes la medicación en seguida te contestan: "Podías haber pedido que fuera a por ello"

Está tronando, pierdo el hilo con facilidad y me lío con lo que quiero contar, también forma parte del pack. Lo cierto es que me reconozco sobre la moto, aguantando el dolor estoicamente, siendo capaz de mucho y en estos momentos en los que me gustaría bajarme de la moto, que me infiltraran para pasar el dolor y poder descansar. No va a poder ser, tendré que aguantar como buenamente pueda y tirar de inteligencia emocional para no caer en un bucle del que no encuentre salida. 



Tiene mucho mérito la fuerza mental que tienen los deportistas para aguantar el dolor.

Y siendo justos, tiene mucho más mérito la fuerza continua que tenemos para aguantar el dolor y aún así seguir y hasta poner una sonrisa o ser capaces de ver la vida con optimismo.



Mar.